La lectura profunda y las bondades que ofrece al cerebro

“Sin libros, no seríamos humanos como lo somos”

4K Library Wallpapers - Top Free 4K Library Backgrounds - WallpaperAccess

Siendo sincero, ¿Cuánto tiempo le dedicas a la lectura?

A pesar de que las estadísticas indican que actualmente leemos más palabras que antes (se calcula que más de 100.000 al día), muchas de estas solo son leídas de forma superficial y de pasada por la pantalla.

Esto es una situación preocupante pues para obtener nuevos conocimientos en el cerebro se requiere de que conectemos con las habilidades de razonamiento abstracto que en la lectura digital se pierde.

Cambios físicos

Si un niño crece en un entorno de constante habla, su lenguaje se activará. Este suceso es más complejo con la lectura.

Por ser un invento relativamente reciente –“es un parpadeo en nuestro reloj evolutivo: tiene apenas 6.000 años”, menciona la biblioterapeuta Marianne Wolf

“Empezó de una manera simple, para marcar cuántos vasos de vino u ovejas teníamos. Y con el nacimiento de los sistemas alfabéticos, comenzamos a tener un medio eficiente para recordar y almacenar el conocimiento”, cita.

“La lectura es un conjunto adquirido de habilidades que literalmente cambia el cerebro”, sentencia.

Por ser un invento relativamente reciente –“es un parpadeo en nuestro reloj evolutivo: tiene apenas 6.000 años”

Marianne Wolf
Grow a brain – Fall for data

Por desgracia

“Reunimos a académicos y científicos de más de 30 países, para investigar sobre el impacto de la digitalización en la lectura” dijo Anne Mangen, presidenta de E-READ.

E-READ, o Evolución de la lectura en la era de la digitalización, es un organismo relativamente nuevo cuyo objetivo principal es mejorar la comprensión científica de lo que implica la digitalización.

Si no entrenamos las habilidades que tenemos para la lectura, naturalmente las iremos perdiendo, lo que nos afectara a la larga cuando leamos contenido un poco más complejo o difícil del que solemos consumir en redes.

Hay que disciplinarse y adaptar una rutina diaria de lectura, y así no perder las extraordinarias virtudes que nos ofrece esta.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *